La importancia del colágeno para las articulaciones

La importancia del colágeno para las articulaciones

El colágeno para las articulaciones es fundamental para su bienestar y su óptimo mantenimiento. Esto se debe a que es el principal componente del cartílago, un tejido protector, liso, resistente y elástico que reduce la fricción por el movimiento de los huesos.

Sin embargo, la producción natural de colágeno por parte del organismo se reduce con el paso de los años: hacia los 25-30 años la capacidad de síntesis endógena de colágeno va disminuyendo, y es a partir de los 40 cuando los niveles de esta proteína en el cuerpo se reducen de forma significativa, por lo que hay más posibilidad de desgaste del cartílago a medida que envejecemos1.

Paralelamente, el ejercicio físico intenso también puede provocar la aparición de molestias y lesiones articulares. Sobre todo, cuando se practican deportes que causan un impacto constante en las articulaciones al implicar saltos o carrera.

El running, el tenis o el fútbol son claros ejemplos de deportes de impacto. Pero, ¿qué sucede con la natación, por ejemplo?

La flotabilidad del agua no genera un impacto en las articulaciones, por lo que es una actividad física muy recomendada para quienes no pueden realizar deportes que involucren saltos o correr.

Sin embargo, la repetición de movimientos que tiene lugar en la natación puede provocar igualmente la aparición de dolencias o lesiones en las articulaciones. De hecho, los hombros y las rodillas suelen ser las partes del cuerpo más castigadas por quienes practican este deporte.

Los nadadores de larga distancia pueden verse afectados por una dolencia que recibe el nombre de ‘hombro de nadador’. Este tipo de lesión suele aparecer por el estrés sobre la articulación que provocan los entrenamientos frecuentes y de alta intensidad. Sobre todo, en quienes practican crol o estilo libre.

La inflamación de la articulación de la rodilla es otra de las lesiones de los nadadores más frecuente. Es habitual en quienes nadan la modalidad de braza, por la amplia patada y rotación externa que tiene lugar de forma continuada. Esta lesión también se conoce como ‘rodilla de nadador’.

Así pues, aunque no haya un impacto directo contra una superficie, la repetición de movimientos en la natación también puede poner en riesgo el bienestar de nuestras articulaciones.

Colágeno hidrolizado para articulaciones

Las propiedades del colágeno son diversas. Principalmente se encarga de actuar como elemento de sostén en los tejidos en los que se encuentra presente.

En el caso de las articulaciones, el colágeno es el componente más importante del cartílago. Por tanto, tomado oralmente en las cantidades adecuadas, ayuda al cuidado articular ya que, combinado con vitamina C, contribuye a la formación normal de colágeno para el buen funcionamiento de los cartílagos*.

De este modo, tomar colágeno para las articulaciones se recomienda habitualmente en quienes practican ejercicio físico moderado o intenso y con frecuencia.

Además, a nivel óseo, el colágeno es la proteína encargada de proporcionar el soporte en el que se fijará el calcio.

Otra propiedad del colágeno interesante para los deportistas es que se trata del responsable de la cohesión de los tejidos de los músculos. Asimismo, hay que recordar que una de las principales funciones de las proteínas es contribuir a conservar y aumentar la masa muscular*.

En ese sentido, el mejor colágeno para las articulaciones será de origen natural, puro y muy asimilable (hidrolizado), como el de los complementos alimenticios Colnatur®.

En cuanto a la dosis de colágeno hidrolizado que ha demostrado más resultados en estudios científicos está alrededor de los 10 gramos. Por tanto, esta es la indicación respecto a cuánto colágeno tomar al día.

Otros componentes interesantes para el cuidado de la salud articular y muscular son el magnesio y el ácido hialurónico.

Concretamente, el magnesio contribuye a la síntesis proteica, al buen funcionamiento de los músculos y al mantenimiento de los huesos en condiciones normales.

 

  1. C. Castelo-Branco, et al. Relationship Between Skin Collagen and Bone Changes During Aging [en línea]. Maturitas 18, 199-206 (1994). <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8015503>

*Las proteínas contribuyen a conservar y aumentar la masa muscular y al mantenimiento de los huesos en condiciones normales. La vitamina C contribuye a la formación normal del colágeno para el funcionamiento de los huesos, cartílagos, encías, dientes y piel. El magnesio contribuye a la función muscular normal y a reducir el cansancio y la fatiga.

 

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.